Trastorno del sueño en niños

Trastorno del sueño en niños

El Trastorno del sueño en niños es algo muy habitual en los primeros meses de vida.

Desde el nacimiento hasta los cuatro meses de vida del bebé es normal que no duerma toda la noche ya que necesita alimentarse, ya sea con lactancia materna o artificial.

A partir del cuarto mes de edad el ritmo de sueño se irá alargando.

Alrededor de los seis meses sería conveniente que tu bebé pudiera descansar unas 12 horas seguidas y así seguiría hasta los seis años de edad.

De los seis a los doce años el tiempo de sueño se reducirá unas 2 horas ya que se acostará más tarde.

Si tu bebé sigue estos hábitos de sueño será un indicativo de que has enseñado correctamente el hábito para dormir niños.

Es lógico que tenga algunas noches malas pero si se convierte en algo habitual y sin causa que lo justifique será necesario reeducar sus hábitos de sueño para que dormir mal no se combierta en un trastorno crónico que pueda ocasionar problemas graves.

Trastorno del sueño en niños

Causas del trastorno del sueño en niños

  • Enfermedades crónicas.
  • Enfermedades febriles o que se manifiesten con dolores (infecciones respiratorias, otitis, cólicos…).
  • Algunos medicamentos.
  • Estrés o ansiedad.
  • Situaciones de tensión familiar o, si ya va al colegio agresiones de otros compañeros o problemas con compañeros.
  • Peliculas o historias que le provoquen miedo.
  • Alimentación inadecuada: cenas muy copiosas, ingestión de bebidas excitantes como zumos, cacao, colas o tés o intolerancias a alimentos.
  • Ruido ambiental superior o inferior al habitual.
  • Temperatura de la habitación inadecuada, debe rondar los 20 grados.
  • Exceso o defecto de ropa de cama o de la que el niño lleve puesta.
  • Exceso de estímulos poco antes de la hora de dormir a los niños, tales como juegos o televisión.

Tipos de trastorno del sueño en niños

Insomnio en niños

El niño trata de retrasar lo más posible el momento de irse a la cama, después le cuesta conciliar el sueño, se despierta con frecuencia y le es imposible volverse a dormir solo.

Si ya sabe andar, suele levantarse e ir a la cama de los padres para pedirles alguna cosa o dormir con ellos.

El insomnio puede afectar al niño desde que es un lactante.

Es una consecuencia de no haber enseñado adecuadamente el hábito de dormir.

Los fármacos inductores del sueño no son convenientes para esta patología ya que la mayoría de niños no notan mejoría con su uso.

Lee También  Fimosis, como saber si la tengo o la tiene mi bebé

El único tratamiento es reeducar los hábitos de sueño del niño.

Pesadillas en niños

El pequeño se despierta lloorando o gritando, con miedo y angustia, suele recordar lo que soñaba.

Se producen con mayor incidencia de madrugada.

Afectan principalmente a niños de 2 a 6 años y se cree que son más propensos a padecerlas los que sufren estrés o ansiedad.

Trastorno del sueño en ni

Hay varias formas de actuar ante las pesadillas, hacer dormir a un bebé o a un niño pasa por:

  • Acudir al lado de su hijo cuando le oiga gritar o llorar.
  • Si todavía está dormido, no interrumpa su sueño. Quédese con él hasta que se despierte o vuelva a dormir tranquilo.
  • Si está despierto, abrácelo y consuélelo, con calma y sin darle mayor importancia.
  • Deje que si quiere, le cuante la pesadilla. Usted puede ayudarle a vencer el miedo tratando, por ejemplo, de ponerle al sueño un final feliz.
  • Debe explicarle lo que es un sueño y decirle que todos los tenemos.
  • Cuando el niño se haya tranquilizado, váyase de su cuarto, no espere a que el niño se duerma de nuevo.
  • No lo lleve a la cama de los padres. Esto puede dar al niño la impresión de que debe temer a su propia cama y acrecentar su temor a la soledad.

Terrores nocturnos en los niños

Como ocurre cuando tiene pesadillas, el niño se despierta llorando p gritando, pero en este caso no recuerda qué le ha provocado el miedo que siente y está angustiado, desorientado y confuso, también puede tener taquicardia y sudar mucho.

Aparecen normalmente, a primeras horas de la noche.

Suelen afectar a los niños de 4 a 12 años y desaparecen en la adolescencia.

Pueden deberse a la fiebre, la falta de sueño o ciertos medicamentos que actúen sobre el sistema nervioso central.

Se debe actuar de la misma forma que con una pesadilla, pero en este caso será inútil que le pregunte por qué tiene miedo porque su hijo no recordará el sueño.

Sonambulismo en niños

El niño, sin despertarse, se levanta de su cama, camina por la casa y puede llegar a realizar alguna actividad sencilla.

Suele afectar a niños de 4 a 8 años,  durar poco o resolverse al llegar a la adolescencia.

Se supone que es una consecuencia de la inmadurez de los mecanismos que provocan la relajación y la inmovilidad y que tiene origen genético.

Es un trastorno sin importancia y únicamente hay que tomar las medidas necesarias para que el niño no se lesione al caminar dormido.

Lee También  La importancia de la lactancia materna

Si encuentra a su hijo levantado, no es necesario que los despierte, acompáñelo a la cama y acuéstelo.

Para dormir niños con este trastorno es mejor si no lo hace en literas.

Si la casa tiene escaleras ciérrelas.

Proteja los cristales de ventanas y puertas.

Somniloquia en niños

El niño habla mientras duerme.

No tiene mayor importancia y no necesita tratamiento.

Bruxismo

El niño rechina los dientes mientras duerme.

Carece de importancia, pero es recomendable consultar al dentista para evitar el posible futuro desgaste de piezas dentales.

Hipersomnia

El pequeño siempre tiene sueño y pasa durmiendo buena parte del día.

Suele ser consecuencia del insomnio o de alteración del ritmo normal del sueño, sin embargo, en algunos casos puede ser síntoma inicial de la narcolepsia.

Trastorno del sueño en niños

Narcolepsia

Se desconoce el origen de este trastorno del sueño en niños, aunque se cree que pueden influir factores genéticos y medioambientales, la apnea del sueño suele ser una de las principales causas.

Los principales síntomas de la Narcolepsia son:

  • Somnolencia excesiva, que a veces es sustituida por hiperactividad.
  • Ataques de sueño profundo durante el día, que suelen producirse al realizar actividades sedentarias como ver la televisión o hablar con gente.
  • Cataplexia: consiste en una disminución brusca del tono muscular en brazos y piernas, sin pérdida del conocimiento, que provoca la caída al suelo del enfermo. Puede durar desde algunos segundos a 30 minutos, el desencadenante suele ser una emoción fuerte.
  • Sueño nocturno muy inquieto.
  • Apnea del sueño ( interrupción de la respiración durante unos segundos).
  • Alucinaciones, aunque suelen darse más en adultos, no tanto en niños.

Causa trastornos de atención, memoria, aprendiazaje y comportamiento, si el niño ya va al colegio su rendimiento suele ser muy bajo y suele tener riesgo de accidentes.

Es un Trastorno del sueño en niños grave ya que afecta seriamente a las relaciones interpersonales y puede durar toda la vida, por lo que si observas síntomas en la infancia, requiere tratamiento inmediato con fármacos y apoyo psicológico.

 

Por favor SIGUENOS!

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.